EpsilonTec

blog

Las principales redes sociales que no lograron sobrevivir

Hacerle frente a Facebook y Twitter es muy difícil. Y penetrar en el mercado de YouTube o Instagram casi imposible con aplicaciones similares. Sin embargo, hay muchos que aún intentan ofrecer algo distinto o mejor, y es habitual ver que llegan nuevas redes sociales. Por ejemplo, la pasada semana se estrenaba la nueva red social Vero y eso nos hace preguntarnos de nuevo qué fue de esas redes sociales muertas o que se quedaron a medio camino.

El éxito de Vero es difícil, ya que se tratará de una red social de pago y además sigue caída tras el aluvión de nuevos usuarios que recibió al empezar su andadura. Pero no fue la primera intentona de hacerse un hueco en el apretado mercado de las redes sociales. ¿Cuál es el referente de las redes sociales muertas?

Sin duda, Google+. Es cierto que no está muerta del todo -sigue teniendo unos cuantos usuarios-, pero ya ni siquiera el gigante de Google se preocupa por esta red social. Y eso que lo intentó todo. Nació en 2011 y se esperaba que desbancara a Facebook según los más optimistas. Contaba con todo el músculo de Google y su poder de influencia. Tras haber visto el éxito al hacerse con YouTube, muchos esperaban que repitiera la historia.

No fue así. Los usuarios nunca dieron su aprobación al Plus de Google. Lo intentaron todo, pero no fueron capaces. El estilo demasiado vacío de la red social y sus similitudes con sus competidores nunca ayudaron. Google, eso sí, forzó a las marcas a usar su plataforma sí o sí.

Google Plus

Ese es el recuerdo que nos queda de Google Plus, cuando la compañía del buscador ofreció mejor SEO a quienes usaran su plataforma y fueran activos en la red social. Ni por esas se popularizó. Hoy en día, mantiene unos cuantos usuarios, pero hasta Google se ha olvidado bastante de su Plus. De hecho, ya ni siquiera premia a las marcas que hagan uso de su red social para que mejoren en posicionamiento.

La mayoría de las redes sociales que quieren buscarse un hueco en el mercado apuestan por robarle protagonismo a Facebook o Twitter. Y también por aprovechar sus momentos más duros.

 

Fallidas alternativas a Twitter y Facebook

 

Ello red social

Bajo el poco original nombre de Quitter se presentó lo que pretendía ser la alternativa a Twitter. Con software libre y montada en GNU, apostaba por la libertad de expresión total y por no robar tus datos. En principio.

Unos cuantos miles de usuarios se pasaron a Quitter en 2014 cuando @barbijaputa publicó un tuit donde abogaba por la libertad de expresión y por mudarse a una alternativa libre. Ella se pasó a Quitter y le acompañaron un buen puñado de usuarios. Sin embargo, la falta de actividad en la alternativa hizo que, al final, todos volvieran a Twitter. Ocurrió algo similar con Mastodon, que hace algo más de un año trató de ofrecerse como el Twitter amable, libre de insultos. Tampoco funcionó.

Precisamente, el problema de los datos personales es algo que también se trató de aprovechar para popularizar otras redes sociales. “Facebook, se te va a acabar el chollo”. Ese era el eslogan de Ello, una supuesta alternativa libre a la red social por excelencia y que protegía tus datos. No cuajó, pero tuvo su momento de gloria.

En septiembre de 2014, cuando llevaba unos meses de actividad, en Ello se suscribían 31.000 personas cada hora. Eso fue porque Facebook empezó a solicitar datos reales y nombres verdaderos, lo que hizo que se buscaran alternativas. Pero Ello se quedó en el camino y hoy en día sólo sirve de punto de encuentro para creadores.

Y si hablamos de Ello -que se popularizó como “el Facebook bonito”- no podemos olvidarnos de Peach. Se trataba de lo mismo que Ello, pero en rosa. Poco más. En Bloomberg lo resumieron al decir que “Peach es una gran aplicación que sin duda no necesitas”.

El gran problema de las nuevas redes sociales, quizás, sea que tratan de robarle el pastel a grandes marcas como Facebook o Twitter. Esto es como el bar donde te reúnes con tus amigos: cambiar es muy difícil, porque aunque otros te gusten más, siempre acabas yendo donde puedes ver a tus conocidos. Aunque sea más caro o el servicio peor.

En esta lista, muchos pondrían también a Snapchat. La aplicación de los vídeos cortos se volvió extremadamente popular entre los jóvenes, pero tuvo una caída tan grande como su ascenso. Facebook quiso comprar esta red social, y Snapchat se negó. Así que integró lo mismo en Instagram y demolió a Snapchat. Porque, nuevamente, es muy difícil competir contra los grandes que ya están aposentados. Y las nuevas alternativas que no quieran figurar como otra más en las redes sociales muertas es mejor que busquen un nuevo nicho de mercado en lugar de querer hacerse con los usuarios de las grandes opciones.



No Comments